30 junio, 2005

Milagro

En esta madrugada, antes que mis ojos se cierren, quiero escribir una palabra muy sencilla para una persona que me ha traído a la memoria una de las cosas que SIEMPRE tenemos que tener presentes y que jamás debería diluirse de nuestra mente y corazón; GRACIAS Milagro, por recordarme "que la vida es un suspiro y no podemos pasarla como los viejitos viviendo en el recuerdo, aunque con ello sintamos presente el momento pasado". GRACIAS, por hacerme ver nuevamente que por muy buenos que sean los sentimientos que podamos tener, pierden todo su brillo si los encerramos en lo más profundo de nuestro interior bajo siete llaves impidiendo que sientan las cosquillas del sol al despertar (preciado regalo), por hacerme ver que un corazón que permanece cerrado es igual que una naranja sin pelar. GRACIAS por hacerme sentir un poco más humano y hacer que me contemple desnudo frente a mí mismo en el espejo. GRACIAS una vez más por recordarme que en la vida no hay nada que perder, y que el miedo e inseguridad no deben volvernos más cobafrdes impidiéndonos VIVIR.
Que en esta madrugada los Reyes Magos lleven hasta la linde de tu hogar la paz que precises cuando tu alma se encuentre abrazada por el desasosiego, que nunca sea escaso todo el amor que puedas ser capaz de dar y recibir en esta vida, y que pese a las posibles nubes que se puedan forman a veces en el cielo azul, nunca se borre de tu cara la sonrisa que te acompaña.

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous MILAGRO said...

Gracias a tí por darle sentido a la vida.

30 junio, 2005  

Publicar un comentario

<< Home