25 julio, 2007

Cambio de planes

El tiempo, en un susurro se detuvo entre sus brazos. Acariciaba la lluvia que caía desde dentro, mientras a través de sus ojos contemplaba los sueños partir en forma de cientos de azules mariposas. El bálsamo de sus caricias cerraba las antiguas heridas y sus palabras le hacían cobrar conciencia de lo exiguo de un tiempo que ya se consume...
Madrugada, el último portazo, silencio; y de nuevo la soledad deslizándose como un fantasma por la casa, con las alas aún mojadas prepara el escaso equipaje, se desprende del vano lastre que en otras vidas le impedía volar, ha de desprenderse, desprenderse y prepararse para el último vuelo, la vuelta a casa. Como si de un puzzle gigantesco se tratara, cada pieza va ocupando su lugar, la vida se le escurre y poco a poco todo encaja, y sobre la mesa una carta con posdata:

”Amar no es sólo amar; es conquistar. Si quieres... yo te enseño”

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Ideas said...

cuanto tiempo sin leerte!!

un abrazo muy fuerte

16 septiembre, 2007  

Publicar un comentario

<< Home